¿Cuántas veces has despertado con la plena convicción de intentar, de probar, de querer y hacer?

La simple idea nos emociona, pero muchas cosas quedan allí, sólo en la intención. Las múltiples ocupaciones del día a día nos hacen salirnos del foco y perder eso que sabemos que nos mueve el alma, o el hecho de que nos atemorice intentar por no creer o lo peor por el que dirán. Sí, esa pequeña frase que ha detenido grandes sueños. Cuando internalicé que la única manera de vencer mis miedos, de lograr hacer las cosas era intentando y causando créanme que todo se ha convertido en una gran aventura.

Quiero empezar contándoles que desde mis 15 años con la muerte de mi padre, entendí que esta vida es muy corta y que cada momento bien vivido, cada uno de nuestros sueños hechos realidad serán los que confirmen
que mi vida valió la pena.

COMO NO SABÍAN QUE ERA IMPOSIBLE LO HICIERON.

Todos, absolutamente todos en algún momento hemos sentido miedo, hemos dudado de nosotros mismos y nos ha faltado valor. Hasta a los más grandes exitosos les ha pasado pero ¿saben cuál ha sido la diferencia? Ellos no han permitido que el miedo los paralice. Sentir miedo es completamente natural pero de allí a permitir que el miedo nos frene el paso a alcanzar nuestros sueños eso sí es una completa tragedia. No permitamos que el miedo se convierta en nuestra peor discapacidad.
Empieza por reconocerlos, enuméralos, reconoce cuáles son, luego reflexiona sobre ellos; pregúntatelos  para luego pasar a la acción y afrontarlos. Eso sí, el primer mandamiento será que disfrutarás ese proceso. Cuando descubrí que la única manera de perderle el miedo a hablar en público era parándome frente a una audiencia, mi vida cambió. Ahora cuando la palabra miedo llega a mi cabeza el primer paso es la acción. Grandes son las cosas que pasarán cuando te llenes de valor, cuando nada te intimide a la hora de llevar a cabo tus sueños.

Hoy no gozarías de la sabiduría y del conocimiento que ahora posees de no ser por todos los reveses que has tenido, los errores que has cometido y probablemente el sufrimiento que has soportado. Reconoce de una vez por todas que el dolor es un maestro y que el fracaso es el camino que te conducirá al éxito. No puedes aprender a tocar guitarra sin equivocarte en algunas notas y nunca aprenderás a navegar si no vuelcas el barco una que otra vez. Empieza hoy a intentar, a probar, atrévete a caminar una milla adicional cada día, visualízate con ese sueño o esa meta cumplida. No te diré dale que sí se puede, te dire: naciste con talentos increíbles para hacer todo lo que te llene de entusiasmo, todo lo que llene tu alma. Esto será lo único que nos llevemos a la hora de partir.

El secreto de las personas valientes no consiste en dejar de sentir miedo sino todo lo contrario, ellos utilizan ese sentimiento como un impulso para ir hacia adelante en vez de luchar contra el. Cuando te encuentres por emprender algo que nunca antes habías realizado debes recordar y repetirte que no eres la primera persona que pasa por dicha situacion, aquello que no conoces siempre te puede hacer descubrir dos cosas: Que no era para ti o que te gusta más de lo que pudiste haberte imaginado. Ambos caminos te dejarán enseñanzas valiosas y al final habrás ganado una experiencia más y aunque todavía no lo sepas, esta podría ser la más maravillosa que hayas tenido.

Hace tiempo me encontré con esto: COMO NO SABÍAN QUE ERA IMPOSIBLE LO HICIERON

Terminaré este primer y maravilloso encuentro con una frase que aunque suene trillada, dicha en el momento correcto te conectará con tus cinco sentidos: EL MOMENTO HA LLEGADO Y ES AHORA.
Nos encontramos en una próxima entrega seguramente logrando y alcanzando. Que les pase de todo y todo los haga completamente felices…

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 HOLA-KATY - Hola Katy