Giovanina Pinto

  1. ¿En qué momento te diste cuenta de que algo en tu cuerpo no iba bien y que fue lo que hiciste?

Debido a las campañas de detección y prevención del cáncer como “Tócate”, desde hace mucho tiempo adquirí el hábito de hacerme autoexploraciones bastante frecuentes después de la ducha.  Un día en octubre del 2018 note una pequeña bolita en la parte de abajo de mi pezón izquierdo, ¡sorpresa, alarma, miedo! Al día siguiente corrí al médico.

 

  1. Cuando recibiste el diagnóstico médico y escuchaste por primera vez la palabra “cáncer”, ¿Qué fue lo primero que cruzó por tu mente?

Después de un primer examen, vino una biopsia y después 2 largas semanas para saber el resultado… recibimos una llamada del laboratorio para una cita.

Llegó el día, nos hicieron pasar a un pequeño consultorio, me llamó la atención que había una caja de kleenex, esto no iba bien, esos kleenex son para secarse las lágrimas, pensé yo.  Una joven, pero muy competente doctora nos daba la noticia: cáncer tipo 1. Por mi mente cruzaban preguntas como: ¿Por qué a mí? ¿Me voy a morir? ¿Mis hijos? ¿Mi madre?

 

  1. ¿A qué tipo de tratamiento tuviste que enfrentarte y cómo viviste todo ese proceso?

Las posibilidades y las estrategias eran varias; quimioterapia, radiación, mastectomía, etc. La estrategia diseñada por los oncólogos, basado principalmente en el tamaño y ubicación de la “pelotita”, fue mastectomía total del seno izquierdo seguido de 12 quimioterapias y un tratamiento de inmunosupresión con 13 sesiones, 1 cada 3 semanas. Este proceso lo viví con mucho miedo y muchas dudas, que poco a poco se fueron convirtiendo en fortaleza y confianza en Dios pensando que todo estaba saliendo bien y todo iba a mejorar.

 

  1. Durante todo este tiempo en que te has visto luchando contra esta enfermedad, ¿Cuáles consideras han sido tus más terribles miedos y cuales tus más grandes fortalezas?

Lo primero que pasa por la mente es: me voy a morir… mis hijos se van a quedar solos. Ese sería mi miedo más grande. Y mi fortaleza, mi fe en Dios seguido de mis hijos, esposo y mi madre (mi familia).

 

  1. ¿Qué mensaje podrías compartirles a todas las mujeres que en este momento están atravesando por una situación como la tuya?

El mensaje principal es hacerse la rutina del autoexamen y si llegas a encontrarte algo diferente o sospechoso, ir inmediatamente al médico, si tienes miedo, “ve con miedo”, es la diferencia entre vivir y dejar de hacerlo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 HOLA-KATY - Hola Katy