¡Mi actitud es mi mejor medicina!

Un día una mujer caminaba rápidamente en busca de los resultados de sus exámenes de sangre. Al llegar y recibirlos, abrió el sobre y encontró con alegría la buena noticia de que estaba embarazada. Con sus ojos llenos de lágrimas les gritó a todos que por fin sería madre, llamó a su esposo y a toda la familia para decirles que lo había logrado. Su emoción por saber que una nueva vida estaba formándose dentro de ella la lleno de tanta felicidad que contagiaba a todos los que la rodeaban. Sus compañeros de trabajo se sorprendían que esta noticia hubiera cambiado el malhumor que tenía día a día, su jefe empezó a notar que el trabajo acumulado empezó a disolverse porque estaba enérgica, activa, enfocada y daba interesantes e innovadoras ideas. Sin duda alguna la llegada de su bebé fue el motor que impulsó a esta mujer a poner orden en su vida y darle esperanzas para continuar.

Por otro lado ese mismo día otra mujer recibió sus exámenes de sangre y se encontró con la triste noticia de que tenía cáncer. Sorprendida por los resultados, los llevó a un médico amigo para que los revisara y afirmativamente le comunicó que estaba en estado terminal, que le quedaban dos o tres meses de vida y que estaba muy avanzado, que no se podía hacer más nada. Esta noticia la confrontó, estuvo días pensando y buscando la raíz que había podido originar esto, pero junto a su esposo decidió pasar los mejores dos meses de su vida junto a él. Emprendieron un viaje de una semana por Europa, conocieron muchos lugares y se dieron unos días inolvidables donde rieron incansablemente. Al llegar de regreso, ingresó de voluntaria a un centro de cuidados de ancianos y dijo para sí: en estos meses que me quedan de vida regalaré toda la alegría a los ancianos que están en el centro y llamaré a sus familiares para que los visiten más seguido y se mantengan más unidos. ¡Así lo fue! Esta segunda mujer logró en tres semanas lo que ninguna enfermera había logrado en años en ese centro de cuidados.

Para su sorpresa ambas mujeres reciben una llamada donde le dicen que deben presentarse en el centro clínico. Al recibirles les piden disculpas y les explican que un mes atrás imprimieron resultados de exámenes equivocados porque se encontraron a tres mujeres con el mismo apellido y nombres similares. La persona que estaba realizando los exámenes era nueva y no se percató de la diferencia de los nombres. Una se llamaba Marian Torres R, la otra Mirian Torres P y la tercera era María Torres S (desconocida).

Les realizaron los exámenes de sangre nuevamente, una estaba embarazada, otra no y la última tenía cáncer.

Esta historia me enseña que una noticia puede cambiar mi manera de pensar, de actuar y de enfrentar la vida. La chica que estaba embarazada cambió su actitud solo por enterarse que lo había logrado. La que supuestamente tenía cáncer increíblemente mantuvo una actitud valiente y optimista a pesar de los resultados negativos que le dieron. Ella me enseña mucho más ya que nunca tuvo cáncer y sin saberlo decidió ser feliz con su esposo el tiempo que le quedaba, decidió ser de alegría y bendición a otros, aun cuando ella tenía los días contados. Su actitud me desafía, su forma de enfrentar los problemas con determinación y optimismo me muestra que la decisión está dentro de mí y de ti! A veces pensamos más de la cuenta y hacemos historias donde no las hay. Eso roba mi paz y me mantiene atemorizada y paralizada. Quiero optar por tener una actitud positiva y siempre ser de bendición a otros.

Es normal desanimarnos y entristecernos por ciertas situaciones en nuestras vidas pero debe ser solo un tiempo limitado, ¡no de por vida! Debe haber un motor de alegría, una llama de felicidad que mantenga nuestras vidas motivadas, con optimismo y esperanza, esa es la única garantía de felicidad y plenitud en lo que hacemos. Ese motor y esa llama es Dios, solo él puede darte lo que necesitas, búscalo sinceramente, pídele de corazón que quieres que sea tu motor y tu llama para que su energía sea que te impulse a lograr todo lo que te propongas. No vale la pena ningún logro si no hay un corazón lleno de amor y felicidad, solo él puede darla y ¡no se acaba!

María Torres S (la desconocida que si tenía cáncer) recibió los resultados ese mes anterior que estaba sana, su sorpresa al ver que ya había terminado su tiempo de sufrimiento y tortura, lloro de felicidad, dio gracias a Dios por estar sana, le dijo a su familia y amigos lo ocurrido y decidió cambiar sus hábitos alimenticios, cuidar su salud, ser feliz y disfrutar al máximo con su familia de las pequeñas cosas de la vida. Se fueron de viaje a la playa y entre arena, sol y mar, replanteó su vida. Al regresar y estar con un corazón alegre, perdonar el pasado y ser libre de tanta carga negativa, recibe la llamada que las otras dos chicas recibieron, se realiza nuevamente el examen y los resultados arrojan que los niveles disminuyeron considerablemente, algo había pasado favorablemente y que ¡había esperanzas para ella!

Todo está en tu actitud, en lo que crees, lo que escuchas y ¡lo que piensas! Cuida estas áreas porque ellas influyen negativa o positivamente en tu vida.

«Hijo mío, presta atención a lo que te digo y escucha atentamente mis palabras. No las pierdas de vista, tenlas siempre presente. Ellas dan vida a los que las escuchan; son como la salud para el cuerpo. Ante todo, cuida tus pensamientos porque ellos controlan tu vida.»

Proverbios 4:20-23 PDT

Eukarys Sebastia

Pastora Carismah Church

Grandeur Banquet Hall

25740 Westheimer Pkwy, Katy, TX 77494 Domingos 10:30 am a 12 pm

Instagram: Eukarys_sp

Correo: Eukarys@carismah.com

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 HOLA-KATY - Hola Katy